El fascismo que hay en Pablo Iglesias

Podemos FascismoCuando en 1914 Benito Mussolini abandona el Partido Socialista de Italia lo hace desde una concepción vitalista de la política que le llevará al paso del tiempo a encabezar un movimiento que no duda en usar la violencia como principal táctica de conquista del poder. Es poco después, en 1919, cuando funda los Fasci Italiani di Combatimento en los que desarrolla sus ideas que son siempre cambiables e intercambialles. Lo único importante es llegar al gobierno en el menor tiempo posible. El punto de partida del fascismo es un socialismo fuertemente nacionalista que reivindica un papel preminente de Italia en la configuración de una Europa en ese momento renqueante.

Al margen de ese punto de partida, lo cierto es que el fascimos de Mussolini, en defnitiva el único fascimos realmente existente a lo largo de la historia, se nos presenta como un producto asombroso de adaptación a las circunstancias. Donde dije Digo digo Diego si con eso me acerco a mi objetivo: llegar a conquista el poder en un periodo de tiempo minimo. Más o menos socialista, según el momento y también según el auditorio. Más o menos radical en los modos y las formas, idem. Mussolini es ciertamente el maestro del giro estrategico, de la ambigüedad calculada y de la apelación a las emociones sin ofrecer un cuadro programatico claro sobre lo que desde el lado de la política se quiere hacer con un país. Finalmente el producto políico fascisa es un populismo socializante e intervencionista que pacta con las fuerzas reaccionarias para contener al comunismo renunciando  a las radicalidades iniciales.

Eso es el fascismo que realmente existió en la historia, y lo demás son calenturaras mentales absolutamente infértiles. El fascismo es el abuelo irrenunciable de todos los populismos que ahora existen y circulan por el mundo, sea o no reconocido por sus protagonistas. Afortunadamente los tiempos han cambiado y a nadie minimamente inteligente  en la Europa democrática se le ocurre reinvindicar ya la violencia como método de conquista del poder como tampoco la dictadura del proletariado está ya en la agenda de ningún partido politico comunista. Los totalitarismos se disfrazan y encubren sus intencuiones a las que pretenden ir accediendo de una  forma gradual.

Pablo Iglesias, que encaja bien en el cocepto de lobo con piel de cordero, es un estudioso de las ideas políticas y creo que siente una cierta fascinación por los movimientos de masas del sigo pasado. Siguiendo a Laclau ha comprendido que el comunismo no gana elecciones y ha buscado nuevas referencias, recursos y abrigos estratedicos-

Como Benito Mussolini, se ha convertido en un maestro del oportunismo y por tanto del giro estrategico, ha comprendido perfectamente bien el componente mayoritariamente emocional que mueve a los votantes, ha renunciado a los programas máximos en materia social a favor de un vago intervencionismo estatal adaptable a las exigencias del momento, incluso cada vez son más frecuentes su apelaciones a  la patria y al patriotismo como elemento de encuadre de sus simpatizantes, algo que nadie se había atrevido hacer en nuestro país durante los últimos cuarenta años. Nosotros recuperararemos la bandera de la patria”, dice, aunque no dude en buscar alianzas con movimientos indipendentistas. Realmente asombroso. Todo esto  podría tener algún nombre. Yo lo he llamado izquierda fascitizada.

Artículo publicado en Diario16

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *