El perdón

IMAGENCuando en 2003 se estrelló un avión con más de sesenta soldados de España a bordo se produjo la mayor tragedia de nuestro ejército en época de paz y a la postre una de las mayores indecencias políticas de los últimos tiempos por la que nadie hasta ahora había pedido perdón. Conozco a Curra Ripollés, periodista de TVE y una de las portavoces de la asociación de víctimas. Era compañero suyo en los días en que tuvo que sufrir la indignante muerte de su hermano, el comandante Ripollés, en aquella chatarra alquilada a bajo precio llamada Yak-42,  y por eso pude comprobar de primera mano y casi a diario como había algo en el corazón de esas personas que iba más allá del lógico dolor: era la indignación provocaba por la soberbia, la prepotencia y la falta más absoluta de sensibilidad. Cualidades, por otra parte, que han adornado con una cierta nitidez toda la carrera política del entonces ministro de Defensa, Federico Trillo, ya exembajador de nuestro país en el Reino Unido. Sigue Leyendo……