Periodismo: punto límite

IMAGENNo deben funcionar muy bien las libertades cuando tenemos que hablar tanto de ellas, como está ocurriendo estos días. Primero con el bus de Hazte Oír, y ultimamente a cuenta de los supuestos acosos de Podemos a los periodistas incómodos.  Y es cierto lo que se ha dicho:  hay que distinguir el acoso, del desprecio o de la falta de respeto, pero también lo es que quien es despreciativo e insultante en lo pequeño es un acosador en potencia en lo grande, es decir, los desprecios de Podemos y sus peones en red en situaciones como las que ahora tiene la formación populista (con importantes parcelas de representación en las instituciones pero con poco poder) pueden ser graves acosos y ataques serios a la libertad de información en situaciones donde el poder se maneja directamente. Ya los vemos en países donde el populismo campa a sus anchas. Despreciar a los periodistas, considerarlos eslabones de un aparato opresor y oligárquico, va en los genes de toda formación populista. También despreciar a las instituciones representativas, en este caso de una profesión como el periodismo. Escribo esto porque la semana pasada José García Molina, secretario general de Podemos en CLM, decía desde la tribuna de una tertulia televisiva a la que ultimamente asiste en 13TV, la cadena de la Conferencia Episcopal, que la APM no representa a la profesión del periodismo por entero. Y en cierta medida tiene razón, a falta de que los periodistas nos dotemos de instrumentos más robustos y eficaces, más frescos y corajudos, pero no es menos cierto que el señor García Molina, y en general el mundo de la política, está encantado con unos periodistas desnortados que se dedican a babear en los corrillos políticos en lugar de cumplir con su función. Y Podemos ha sido de los más avezados, a pesar de su corta vida, en sacar partido de tan lamentable situación, reclutando ya a su correspondiente séquito de periodistas babeantes y pelotas como contrapunto de esos otros que resultan incómodos y a los que por lo menos hay que intentar acongoja o hacerlos el día un poco más desagradable. Yo sé lo que supone que un articulo no les guste a los entornos más combativos del podemismo que se mueven por las redes. Sigue Leyendo……

#PeriodistasAcosados (O cómo Podemos no es el único mal)

IMAGENTodavía no hace dos años que publiqué el ensayo #MasAllaDePodemos en el que denunciaba las raíces ideológicas antidemocráticas del fenómeno populista español. Escribí entonces, y lo mantengo ahora, que se trataba de un caso de “izquierda fascistizada” en una expresión que no siempre ha sido bien comprendida. La referencia al fascismo  iba más bien por las pulsiones típicas de Pablo Iglesias, y desde luego no pretendía generalizarla a la masa de seguidores del partido morado, entre los que hay miles de personas bienintencionadas.Quise decir que ante la imposibilidad de presentarse ante la sociedad como un comunismo sin careta, el Podemos de Pablo Iglesias adoptaba ya  rasgos típicos del fascismo más genuino, el inventado por Mussolini, en lo referente a recursos emocionales y también programáticos. Dos principalmente: Renunciar a proponer un nuevo modelo económico para depositar toda la confianza en un intervencionismo del Estado en la economía,  por un lado, y sustituir los mecanismos contantes y sonantes de la democracia por una indefinida democracia sentimental del pueblo en la que al final prevalece la voz de un líder que se acaba identificando, primero, con la voluntad de sus seguidores y, en la fase culminante, con la voz de la patria a la que pretende redimir. Eso es lo que quise decir cuando hablé de izquierda fascistizada en Podemos, y lo mantengo. Sigue Leyendo……

Cuando Pablo Iglesias mató a Pancho Villa

IMAGENFue María Dolores Cospedal la que hace unos días denominó a Podemos como el ejército de Pancho Villa para poner el dedo en la llaga del calamitoso estado de una formación deslavazada con pelea televisada entre pablistas y errejonistas. Pero a día de hoy el panchovillismo tiene los días contados: Pablo Iglesias, que sigue uno tras otro los pasos de los caudillos populistas que en la historia han sido, se encargará muy pronto de torcer cualquier intento de discrepancia, y mucho más de disidencia. Sigue Leyendo……

¿Por qué celebrar España?

mafaldaCelebrar la fiesta de España es una de los grandes momentos del año, y a pesar de eso hay demasiadas personas en nuestro país que no quieren hacerlo. Incluso poniendo como excusa verdades que están al alcance de todos como que hacer patria es  estar “en la defensa de los derechos y la justicia social y no en desfiles y comiendo canapés”. Lo dice Pablo Iglesias, maestro absoluto de la manipulación y las verdades a medias,  porque no acudir a los actos del día de la Fiesta Nacional (mucho más teniendo una representación pública) es algo así como si un católico se negará a acudir a misa  porque hay sacerdotes pederastas o sinvergüenzas. Pero en Podemos se las gastan así: su mensaje está plagado de diagnósticos que muchos pueden compartir pero los objetivos son  confusos y difusos.  Pablo Iglesias sabe que se puede ir al desfile un día y trabajar por los compatriotas que más lo necesitan el resto. Pero Pablo Iglesias no hace ni una cosa ni la otra.

Sigue Leyendo……

Esencia del populismo de Pablo Iglesias

iglesias-populismoLa idea populista, la que hoy en España representa Podemos, es aquella que hace lo que a la larga trae peores consecuencias, es la peor de las soluciones: ni crea nada esencialmente nuevo ni tiene una intención de reforma positiva de lo existente, pues en su propósito está abrir un periodo constituyente, ni por supuesto acepta la situación tal cual está. Es el suyo un territorio indefinido propicio para todos los desastres; es, en fin, reventar el aparato político-institucional y económico sin especificar exactamente en qué nuevo marco nos comenzaríamos a mover a partir de ese momento. Consecuencias:

Sigue Leyendo……

Rajoy y la levedad de lo previsible

rajoy-previsibleEstamos en un escenario político, tal y como quedó retratado en el último intento de investidura, en el que un Pedro Sánchez convertido en gran símbolo de la política tomada como rehén de factores personales (no será él ni el primero ni el último que lo haga) nos dibuja en su discurso previsible un país de trabajadores agotados en jornadas extenuantes enmarcadas en contratos mínimos, mientras que un Mariano Rajoy no menos obcecado en su deseo de permanencia relata que ha subido dos puntos el índice de estabilidad en el empleo. La realidad, más allá de las sombras chinescas parlamentarias con la que todos de una u otra forma nos intentan convencer de lo suyo,  es  que España es desde el estallido de la crisis hace ya más de un lustro un país de condiciones laborales a la baja y clases medias menguantes. La realidad es también que la política de recortes comenzó con José Luis Rodríguez  Zapatero, en aquella sesión parlamentaria de mayo de 2010, en la que finiquito el sueño socialdemócrata de la abundancia repartida. La realidad es, en fin, que a día de hoy no hay ningún gobierno socialdemócrata en la UE que tengan una clara voluntad de hacer algo distinto. Seguramente Pedro Sánchez lo sabe y lo asume por más que quiera fundamentar su rotundo NO en cuestiones ideológicas. Sigue Leyendo……

#26J: la particularidad del Nuevo Tiempo #ResacaElectoral

284612-944-472Los españoles han inclinado la balanza en favor de la democracia frente al populismo

El populismo sigue ocupando, -aunque estáncandose-, un “espacio de disconformidad” con los cachivaches de la tómbola de sucedaneos malos montada por Pablo Iglesias

Puesto que “los emergentes” ni terminan de emerger ni aportan nada sustancialmente nuevo, bien podrían “los viejos” articular una gran coalición con el concurso de Ciudadanos con reformas de calado que mejoren la vida de las personas que lo pasan mal, la unidad del país y la representatividad de las instituciones.

Y sin duda una gran particularidad del 26 J es que Mariano Rajoy, el más entrado en años de los jinetes de la llamada Segunda Transición, el único que vivió activamente la Primera como joven militante de AP, ha sido el gran vencedor, el más astuto, y ha ganado.

 

 

¿Es nueva la nueva política?

nueva políticaLo apretado de la situación está llevando a nuestros representantes a jugársela en terrenos hasta ahora inexplorados, y no solamente lo digo tras ver a Mariano Rajoy participando con solvencia en un debate a cuatro. Más en lo cotidiano y casero, este mismo fin de semana pude ver como Javier Mateo, el representante de Podemos-Ganemos en Toledo, colocaba cartelería en una  de las farolas de la avenida principal del barrio toledano de Santa Bárbara . Lo hacía a plena luz del día y sin fotógrafos a la vista. A punto estuve de hacerle una foto con mi móvil pero al ir yo  en mi vehículo desistí   por lo farragoso de la operación, y  preferí dejarlo con su trabajo de afiliado en una naturalidad desinteresada que le honra, es decir, todo lo contrario de lo que hacen los cabezas pensantes de la formación a la que representa y a favor de la cual pone carteles, una formación en la que se tiene medido hasta el último de los gestos y la última de las palabras. Sigue Leyendo……