Independizarse de la barbarie yihadista

 IMAGENBarcelona y luego Cambrils han sido el epicentro de la barbarie yihadista. Los hombres malos de nuestro tiempo convulso han sembrado de tristeza y muerte Cataluña tocando de lleno el corazón de toda España, y volviendo a hacer una interpretación reaccionaria y medieval de una religión sin querer saber que jamás ninguna ley divina puede ir contra  los más elementales derechos humanos como son la vida y la libertad. Durante este verano he estado releyendo uno de mis ensayos preferidos: El Mediterráneo y los bárbaros del Norte. Lo firmaba Luis Racionero allá por 1986. Una reivindicación ilustrada de la Europa mediterránea, donde se sabe vivir y donde se vive en alegría y libertad,  un espacio en el que las ciudades milenarias son microcosmos en los que florece lo mejor del ser humano.Hoy los bárbaros no son aquellos invasores del Norte que violentaron la Europa sureña en  el declive del Imperio Romano. Hoy los bárbaros son unos oscuros personajes que han secuestrado una religión para asolar nuestras ciudades con dogmas absurdos y antihumanos. Frente a lo que amenaza nuestro modo irrepetible de vivir es frente a lo que tenemos que lanzar nuestro grito de rebeldía y de  independencia.  En estas horas tristes,  y tras lo ocurrido en varios puntos de Cataluña,  solamente la actuación ejemplar  de los Mossos d’ Esquadra en colaboración con las otras Fuerzas de Seguridad del Estado supone una gota de alivio en un mar de indignación. Indignación y una cierta pesadumbre porque a esta hora la unidad ha sido real y efectiva entre la población y la policía, pero no hemos percibido lo mismo entre las  instituciones al margen, claro, de los minutos de silencio de rigor que como siempre han estado bien cumplimentados.

Comentario emitido en RCM

 

Soraya o el enamoramiento de Cataluña

soayaA Cataluña hay que amarla y además hay que entenderla. El catalán es ante todo un pueblo sentimental, y eso es algo que pierden de vista con mucha facilidad algunos españoles del resto de España que piensan que todo allí se reduce exclusivamente a los asuntos relacionados con la “pela”Seguramente la mayoría de los españoles queremos que Cataluña se sienta parte de proyecto común que une históricamente con intensidad a todos los pueblos que ocupan la piel de toro, pero hoy estamos muy lejos de ello. Más allá de realidades históricas incuestionables (en este caso la nación española), el sentimiento no cuaja hoy por hoy entre una amplia mayoría de catalanes.El TC acaba de dictaminar que el referéndum independentista es ilegal, como no cabía esperar otra cosa. Al tiempo, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, coloca despacho en Barcelona, en la Delegación del Gobierno presidida por Enric Millo. Sigue Leyendo……