Maduro en su laberinto

Representacion-Venezuela-Nicolas-Twitter-Fernando_NACIMA20160115_0069_19Nicolás Maduro es un desasastre total. Nadie le inspira ya. No podía ser de otra forma:el iluminado Hugo Chávez debía elegir un gran segundón y no podía ser otro que Maduro. El candidato ideal para culminar la opereta, la última estrofa e esa gran estafa que suele ser el populismo, revolución de cartón piedra que siempre destruye mucho más que lo que promete edificar. Venezuela vive ahora su hora límite en punto de ebullición, una bomba a punto de estallar. Y Maduro está hecho un lío, sumergido en su laberinto. El suyo propio, no el de su pueblo que en el fondo le importa muy poco. Le importa mucho más su particular circunstancia, incluso penal, y evitar terminar en el banquillo de los acusados. Venezuela espera.

#Objetivo15M: Los sueños rotos

Han llegado las urnas, se han roto los sueños

Han llegado las urnas, se han roto los sueños

Cinco años han pasado de la gran acampada, sueños, indignación, y unos chicos, profesores de Ciencia Política, que andaban por allí y consiguieron instalar su laboratorio de ideas, más bien, de estrategias de Poder al calor de Sol. Venían de tierras venezolanas. Ahora han tocado moqueta, han pasado por las urnas. La vieja historia de los amantes del Poder, los estrategas a tiempo completo, los populistas que siempre acaban usando a los idealistas , y estafando esperanzas. Las esperanzas de los que se fiaron en ellos siguen intactas, seguramente defraudadas.

 

 

 

El PSOE a por Podemos

La el psoe a por podemosestrategia electoral del PSOE de cara al 26-J ha comenzado hoy: guerra a muerte contra Podemos. Antonio Hernando, portavoz parlamentario y cabeza principalisima de las pasadas negociaciones entre el PSOE y los podemitas, habla de la “vieja y vetusta izquierda comunista” en oposición a lo que quieren representar ellos: la socialdemocracia moderna, el compromiso con las libertades, la centralidad de lo que ellos mismos denominan “la única izquierda posible”. José Cepeda, muy próximo a Pedro Sánchez, califica sin rubor al partido de Pablo Iglesias de Partido Comunista de Podemos.Sea como fuere,  las espadas están en alto. La lucha será encarnizada, el miedo al famoso sorpaso demasiado evidente. La tradicional y encarnada vena anticomunista del PSOE se ha puesto a funcionar a modo de trituradora electoral.