Integrar el Orgullo

 IMAGENMadrid ha sido durante los últimos días una explosión de colorido y fiesta. El World Pride celebrado en la capital de España se ha convertido en la percha perfecta para celebrar con sandalias y ropa ligera la llegada del verano, pero además ha puesto de manifiesto que los llamados derechos LGTBI se imponen como un hecho consumado en nuestras sociedades. Más allá de las consideraciones estéticas que ofrezcan algunas carrozas y exhibiciones, lo cierto es que estos derechos  están ya en la agenda de cualquier partido político con posibilidades de tener alguna cuota de representación. Mucho se ha avanzado en los últimos cuarenta años. Sin embargo, todavía quedan rastros de homofobia dura, violenta y cruel  que ahora se esconde, acomplejada, en el chiste fácil y soez, en la manipulación de las imágenes que se pueden ver en celebraciones como el World Pride porque no hay duda que si se busca esa foto se termina encontrando, o las argumentaciones simplonas en las que se coloca la reivindicación de los derechos sexuales en el mismo saco que aberraciones de la naturaleza humana que, por otra parte, se producen indistintamente entre heterosexuales como en homosexuales. La homofobia existe y vive agazapada en argumentos de nivel ínfimo que causan vergüenza a la mayoría de las personas que siendo heterosexuales nos hemos educado en esos esquemas tradicionales que se dicen defender. Sigue Leyendo……

Las gafas de Manuela Carmena

IMAGENTodos los grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Madrid han aprobado la reprobación y petición de cese de los concejales Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer, pero Manuela Carmena sigue con su discurso según el cual todo va requetebién en Madrid. En el Pleno de la reprobación vimos también una acertada intervención de la Portavoz de Cultura del Grupo Socialista, Mar Espinar, sobre la gestión de los emblemáticos centros culturales de los barrios madrileños convertidos por Podemos –denuncia la oposición sin fisuras- en agencias de colocación de amigos y afines. No es la primera vez que Espinar da un rapapolvo al podemismo en el Pleno pero es como la excepción que confirma la regla del desdibujamiento socialista en el órgano de gobierno madrileño.Mientras tanto, la alcaldesa continúa dirigiéndose a sus auditorios como si de niños pequeños se tratara. No tiene en cuenta que ya son mayores de edad salvo que el proceso creciente de infantilización de las sociedades acabe dándole la razón. Sin embargo, los votantes son capaces de ver lo que ocurre sin que les cuenten cuentos. Más aún en los niveles municipales donde todo se toca, se pisa y se huele. Carmena, en cambio, parece que no lo entiende así. Sigue Leyendo……